Programación

Viernes, 25 Septiembre, 2020 - 20:30

La Compañía Nómada representa la pieza de danza contemporánea Dulces Bestias, galardonada con cinco Premios Réplica de las Artes Escénicas de Canarias en su edición de 2018, que la convierte en el mejor espectáculo del año según estos premios.

La propuesta escénica de Dulces Bestias muestra una reflexión sobre la herencia animal que posee la humanidad, partiendo del uso de atributos animales para trascender su condición y superar las adversidades de la naturaleza. Roberto Torres, director y coreógrafo del espectáculo, explica que “hoy vivimos en una jungla de ruidos y asfalto, con otras dulces bestias, y de alguna forma añoramos la naturaleza, a la que pertenecemos, y de la cual cada día estamos más lejos”.

La piel con el vestuario de Yaiza Pinillos, la conexión con la Naturaleza a través de la música inédita de Samuel Aguilar, junto con la iluminación de Grace Morales, y las “bestias” en los cuerpos de Paula Quintana, Daniel Morales y Paloma Hurtado, expresan su animalidad al igual que bajan la cabeza ante el poder de la Naturaleza inmensa.


Domingo, 4 Octubre, 2020 - 12:00

Ahora mismo, en el mundo, en este preciso momento, deben estar volando millones y millones de deseos que quieren hacerse realidad. Pedimos deseos de muchas maneras diferentes; soplando las velas el día de nuestro aniversario, viendo pasar una estrella fugaz, soplando una pestaña, tirando una moneda a un pozo o soplando una flor de diente de león. Deseamos muchas cosas, en muchos momentos nuestra vida, pero .. donde van a parar estos deseos? Se cumplen? Quién los hace posibles?

En Blowing viviremos el viaje de una pequeña espora que tiene una misión, cumplir el deseo de la Yuri. Un viaje a través del viento, lleno de aventuras y situaciones en las que encontraremos las respuestas a todas estas preguntas .. o no! Un espectáculo visual, poético e innovador, donde la danza, la música en directo y la tecnología nos invitarán a volar por un mundo fantástico, mágico y absurdo.

Edad recomendada a partir de 6 años.


Viernes, 16 Octubre, 2020 - 20:30

El juicio que nunca se realizó

Un médico declarado culpable de homicidio, un jurado formado por miembros del público y una pantalla. Ésta es la puesta en escena de una obra que plantea un debate profundo sobre la eutanasia. Como dice el propio Dr. Hourmann, “si queremos vivir bien, ¿por qué no podemos morir bien?”

¿Qué le hizo actuar así aquella noche? ¿Una persona puede decidir cuándo y cómo morir? ¿Qué haríamos nosotros ante la llegada irreversible de la muerte?
Nueve miembros del público elegidos al azar estarán junto a él sobre el escenario. Ellos se convertirán en el jurado popular del juicio que nunca tuvo. Y ellos dictarán sentencia.
La obra alterna la narración de los hechos por los que el Dr. Hourmann fue condenado con episodios de su propia vida en su Argentina natal. ¿Pudo influir su experiencia vital en la decisión de practicar la eutanasia a una paciente?

«Sí, yo lo hice. Yo tomé la decisión, llené la jeringuilla y apreté el émbolo.
Yo inyecté el cloruro potásico. Provoqué la muerte porque creo en la vida»

El doctor condenado por eutanasia

El 28 de marzo de 2005 la vida del doctor Marcos Ariel Hourmann cambió para siempre.
De madrugada, una paciente de más de 80 años llegó al servicio de urgencias del hospital donde trabajaba. Sometida a dolores terribles, el pronóstico daba una esperanza de vida de apenas unas horas. La paciente y su hija rogaron al doctor que por favor acabase definitivamente con su sufrimiento. Y entonces Marcos, saltándose todo protocolo médico, le inyectó 50 mg de cloruro de Potasio en vena. La mujer falleció a los pocos minutos y Hourmann hizo algo que nunca antes había hecho nadie en este país: dejó escrito en el informe lo que había sucedido.
Pocos meses después, Marcos recibía una notificación del juzgado: estaba acusado de homicidio. La familia nunca lo denunció, pero sí el hospital. Aquella decisión, un acto prohibido en prácticamente todo el mundo, es un crimen por el que puede Marcos podía pasar hasta 10 años en la cárcel.
Un jurado popular debía dictar sentencia sobre su caso, pero el juicio nunca llegó a celebrarse. La fiscalía ofreció a Marcos declararse culpable, aceptar una condena menor y evitar así la prisión. De esta forma esquivó la cárcel, pero su vida se convirtió a partir de entonces en un infierno.
Repudiado por todos los hospitales españoles, emigró a Inglaterra con su mujer para empezar de nuevo. Continuó trabajando como médico hasta que la prensa británica descubrió su historia y lo bautizó como “El Doctor asesino”. Sin poder trabajar en Inglaterra volvió a España, donde la mayoría de hospitales le siguen dando la espalda. Actualmente trabaja en una pequeña mutua como médico a domicilio.
Más de 10 años después, Marcos siente hoy la necesidad de explicarse y defenderse como no lo hizo en aquel momento. Por eso ahora va a someterse a otro tipo de juicio: el del público. Con su historia va a representar una obra de teatro, en la cual expondrá lo que ocurrió y cuáles fueron sus motivos para acabar con la vida de su paciente.

¿Qué le hizo actuar así aquella noche? ¿Qué haríamos nosotros ante la llegada irreversible de la muerte?
Marcos no lo dudó, y por ello fue condenado. Ahora será el público el que emita su veredicto.


Páginas