documentos

 

El Ayuntamiento de Santa Cruz de La Palma recuerda el aniversario de la muerte de Anselmo Pérez de Brito

Date: 
Martes, 14 Mayo 2019
Foto: 

El Ayuntamiento de Santa Cruz de La Palma, a través de la Concejalía de Cultura y de su titular, Virginia Espinosa, recuerda hoy el fallecimiento de Anselmo Pérez de Brito, eminente abogado que vivió en la capital y cuyo mayor logro fue que el Consejo de Castilla aboliese el gobierno de los regidores perpetuos y disponer que fueran elegidos con carácter bienal por sufragio.
Nacido en Garafía en 1728, pero trasladado a Santa Cruz con dos meses de edad, estudió en los frailes franciscanos y logró una preparación más profunda de lo que era normal en un joven de su posición en aquellos años. Comenzó a trabajar como amanuense hasta que se trasladó a Sevilla, donde se licenció en leyes en un periodo de seis meses.
De regreso a La Palma, comenzó a trabajar como abogado y llegó a ser uno de los más considerados de la época. En 1766, fue elegido diputado y dentro del consejo capitular se mostró crítico contra los regidores perpetuos y lo que consideraba sus abusos, tanto que logró llevar el pleito del común de vecinos por malversación de fondos públicos.
“Se le ha considerado un adelantado de su época, un paladín de libertades que se atrevió a enfrentarse a aquella situación de privilegio del estamento noble en el Cabildo y conseguir que el pueblo llano tomara conciencia de su derecho para regir su destino”, indica Jaime Pérez García en un escrito sobre Brito. Finalmente, logró que el Consejo de Castilla, por resolución de 3 de diciembre de 1771, aboliera el gobierno de los regidores perpetuos, destituyéndolos, y disponer que en lo sucesivo fueran elegidos con carácter bienal, por sufragio. Pero no alcanzó a ver realizada su obra renovadora porque murió el 14 de mayo de 1772 y la elección de los miembros del Concejo Capitular se produjo al año siguiente.
“Con ello La Palma fue la adelantada de la democracia, pues tuvo el primer Ayuntamiento de la España moderna elegido por voto popular. Casó con María Teresa Aubert, hija de Santiago Albertos Álvarez, escribano público, y de María Josefa Lorenzo de Covos, y dejó descendencia. El Ayuntamiento de Santa Cruz de La Palma ha perpetuado su memoria dándole su nombre a un colegio público y a una de sus dos calles principales”, explica Pérez García.