documentos

 

Santa Cruz de La Palma ofrece clases de chino adaptadas a infancia y juventud como actividad extraescolar

Date: 
Miércoles, 13 Octubre 2021
Foto: 

La Concejalía de Educación del Ayuntamiento de Santa Cruz apuesta por el proyecto Yo hablo chino, un programa educativo extraescolar para niños, niñas y jóvenes del municipio que, durante 8 meses, enseñará los fundamentos básicos del mandarín con una metodología adaptada y amena, que se complementará con juegos, música o leyendas, un sistema que no solo promoverá el conocimiento del idioma sino también de la cultura china.

 

El curso se desarrollará en el centro cultural Pérez Andreu (frente al Teatro Circo de Marte) de octubre de este año a mayo de 2022, con 2 horas semanales y un coste reducido de 10 euros al mes por alumno o alumna. La iniciativa se organiza en dos grupos, de 6 a 12 y de 13 a 17 años, y cuenta con plazas limitadas, en las que tendrán preferencia las personas empadronadas en el municipio y se otorgarán por orden de inscripción.

El profesor, Víctor Paz, es graduado en Lenguas Modernas y sus Literaturas, con especialidad en chino, y cuenta con una amplia experiencia docente. Las inscripciones se pueden realizar ya, mediante correo electrónico a la dirección viczap17athotmail.com () o en el teléfono 611 156 221 (también por WhatsApp).

 

La concejala de Cultura y Educación, Melissa Hernández, recuerda que el municipio recibe cada año a centenares de turistas procedentes de China por el vínculo de Santa Cruz de La Palma con Sanmao, pseudónimo de la célebre escritora asiática Chen Ping, también conocida como Echo Chen, que vivió en la Isla junto a su esposo en 1979 y la describió en sus obras literarias.

 

“Con la mejoría de la situación pandémica, esperamos que el turismo de origen chino comience a recuperar las cifras anteriores, dado el gran atractivo que supone Santa Cruz como destino para los seguidores y seguidoras de Sanmao. Por ello, el conocimiento de este idioma no solo será cada vez más requerido, sino que la interrelación cultural seguirá aumentando y es importante que generemos vías de conocimiento desde la infancia, un mecanismo fundamental también para desterrar estereotipos y fomentar la convivencia”, destaca Hernández.

 

El programa está pensado para que el alumnado pueda aprender, desde cero, a comunicar necesidades sencillas y básicas (nivel A2+, aproximadamente) y facilitar la continuación de los estudios de esta lengua, todo a partir de una metodología que combina la enseñanza con juegos didácticos, para que las y los menores interioricen lo aprendido de una forma amena.

 

Además de material específico adaptado, el modelo educativo incluye vídeos sobre curiosidades, música o leyendas de la cultura china, para que la inmersión no sea solo lingüística, y apuesta por sistemas comunicativos y no únicamente de memorización, a través del aprendizaje práctico de conceptos, diálogos y frases útiles. Asimismo, incluirá actividades complementarias, como un recorrido por la Ruta Sanmao o la celebración de las principales festividades chinas.